Cafeína, todo lo que debes saber

La cafeína es un estimulante que actúa por medio del bloqueo de la adenosina (molécula que produce sedación, como por ejemplo el sueño), y debido a este bloqueo se produce la estimulación del sistema nervioso central, la estimulación metabólica (quemamos más calorías) y también un efecto diurético. ¿Suena bien verdad? Pues sí, por eso es el compuesto principal de todos los pre-entrenos del mercado. La cafeína provoca tolerancia, con lo cual no debemos de usarla por defecto, es mejor dejarla para esos días que estamos cansados o que vamos a por algún récord, y también para preparar nuestra bomba casera quemagrasas de la que hablaré cuando acabe de tocar todos sus componentes por separado.

cafeina

¿Cómo funciona la cafeína?

La suplementación con cafeína hará que se produzca una disminución en la sensación de fatiga como consecuencia de la activación del sistema nervioso central, y por lógica, cuanta menos fatiga percibamos más tiempo podremos estar entrenando, y cuanto más tiempo estemos entrenando más grasa usaremos como sustrato energético.

Lo mejor de la cafeína es que no solo estaremos usando la grasa como sustrato energético mientras estamos entrenando, sino que debido a su efecto termogénico, también lo estaremos usando cuando estamos en reposo.

Efectos de la cafeína en el deporte

Debido a la estimulación del sistema nervioso central nos permitirá entrenar con mayor intensidad, por ejemplo en atletas que necesitan un pico de intensidad en un momento determinado como una competición, un récord personal, etc. Diversos estudios muestran que con la suplementación con cafeína aumentó el número de repeticiones al fallo, disminuyó la fatiga durante el entrenamiento, disminuyó el dolor y el cansancio tras el entrenamiento y disminuyeron las agujetas.

Interacción con la creatina

Una de las preguntas más repetidas de este suplemento es la interacción que se produce con la creatina, pues bien, la evidencia científica asegura que NO interfieren, así que os podéis suplementar con ambos suplementos a la vez de forma segura.

Tipos de cafeína

Por una parte tenemos la cafeína anhidra, que es de acción casi inmediata, se absorbe en 15 minutos. El pico máximo de concentración en sangre se produce en 60-90 minutos, con lo cual si la tomamos 30 o 45 minutos antes de entrenar aprovecharemos todo su potencial durante el entreno. Debido a que su pico máximo se alcanza 90 minutos después de tomarla, no hará que estemos toda la noche despiertos, ya que una vez finalizado el entrenamiento apenas nos quedará concentración de cafeína en sangre. Por eso este es el tipo de cafeína que más nos interesa consumir. También tenemos la cafeína de acción prolongada, que es de menor intensidad pero de larga duración. Este tipo de cafeína no nos interesa.

¿Cuánta cafeína consumir?

Se recomienda usar entre 3 y 6 mg por kilo de peso corporal, con lo que si pesas 80 kg, la cantidad recomendada sería entre 240 y 480 mg. Recomiendo empezar poco a poco para observar la tolerancia que tenemos hacia la cafeína, es decir, si decides suplementarte con cafeína no te enchufes el primer día 480 mg, empieza por 200 mg, que es la cantidad en la que suelen venir las pastillas y auméntala poco a poco.

¿Recomendamos la suplementación con cafeína?

Sí, claro que sí. Hay pocos suplementos que realmente funcionan, y este es uno de ellos. Por otra parte, si le echáis un vistazo a la composición del pre-entreno que tenéis en casa, seguramente veáis que lleva una alta concentración de cafeína. Si os suplementáis directamente con cafeína en vez de con ese pre-entreno estaréis ahorrando mucho dinero, ya que el precio de la cafeína es muy bajo, y los efectos serán prácticamente los mismos.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO